• Katherine R. Gómez, PhD

El impacto emocional de un diagnóstico de cáncer

Las emociones son reacciones naturales que tenemos las personas ante situaciones de la vida cotidiana. La experiencia de una emoción generalmente involucra un conjunto de pensamientos y creencias que utilizamos para valorar una situación e influyen en el modo en el que percibimos dicha situación.


Al momento de recibir la noticia de un diagnóstico de cáncer, la reacción emocional puede depender en parte, de las creencias previas que se tienen con respecto a la enfermedad y al pronóstico que el médico plantee. Cuando se entiende el diagnóstico como una pérdida importante de salud, de bienestar o de esperanza de vida, la tendencia será a producir una reacción de tristeza, miedo y preocupación. Algunas mujeres diagnosticadas con cáncer cervical expresan temor a ser abandonadas por su pareja, a que otras personas tengan una percepción negativa de ellas por tener cáncer y a la muerte. Además, expresan preocupación por sus familias, el bienestar de sus hijos, por sufrir cambios en su imagen corporal y a que el resultado del tratamiento recibido no sea positivo.


También se identifican emociones positivas como por ejemplo: valorar más la vida, mejorar las relaciones con sus familiares, tomar conciencia de la importancia de cuidar la salud y apoyar a otras mujeres en el cuidado de su salud. Luego de culminar el tratamiento se puede sentir tranquilidad por haber superado la enfermedad, pero también preocupación por que regrese la enfermedad.


¿Qué puedes hacer para mantener tu bienestar emocional?

  • Sigue las recomendaciones médicas y completa el tratamiento. Es el camino a la sanación de tu cuerpo.

  • Siempre que sea posible, continúa dedicando tiempo para realizar tus actividades favoritas, aunque tengas que adaptarlas a la programación del tratamiento o a tu estado de salud.

  • Mantén contacto con tus seres queridos y habla sinceramente con ellos. Es probable que quieran ayudarte, pero no sepan cómo hacerlo.

  • Participa de un grupo de apoyo y conecta con personas que están pasando por la misma situación.

  • Busca ayuda profesional. Un psicólogo o psicóloga, puede ayudarte durante el proceso de tratamiento, los cambios de vida y las emociones que se generan.



Este artículo fue publicado en el periódico Metro el 24 de enero de 2020 y se encuentra disponible desde https://issuu.com/servicios_pr/docs/20200124_sanjuan/24


La autora presidió la Asociación de Psicología de Puerto Rico en 2018 y es sobreviviente de cáncer. Para más información puede escribir a info@asppr.net o llamar al 787-751-7100.


© 2019 by Asociación de Psicología de Puerto Rico.

Asociación de Psicología de Puerto Rico

PO Box 363435
San Juan, Puerto Rico 00936-3435

Tel.(787) 751-7100 / Fax.(787) 758-6467

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon