Se acerca la reválida “criolla” para los psicólogos/as