La APPR rechaza las expresiones del Dr. César Vázquez en el Gran Debate

La Asociación de Psicología de Puerto Rico y su Comité de Diversidad de Sexo, Género y Orientación Sexual (DSGOS) corrige y repudia las expresiones desacertadas del Dr. César Vázquez Muñiz, candidato del partido Proyecto Dignidad, en el debate para la gobernación. Durante el debate, Vázquez expuso alegaciones aludiendo a que pensar diferente no es equivalente a odio; mostró desconocimiento y tergiversó sobre la perspectiva de género y las desigualdades que viven las personas por sus características; minimizó las crisis de misoginia y transfobia en las que vive el país; simplificó la identidad de género como un asunto meramente biológico y genital; y ofreció información errada sobre las personas de identidad trans.

Las expresiones, intencionadas o no, que transmiten un mensaje que sus receptores entienden como dañino son catalogadas como expresiones de odio (Leets y Giles, 1999). Intencionado o no, las expresiones del Dr. Vázquez Muñiz en el Gran Debate ejercieron violencia contra las mujeres y la comunidad LGBT+ al minimizar e invisibilizar el discrimen, prejuicio y disparidades sociales que estos grupos vivencian. Las actitudes predisponen al ser humano a comportarse de diferentes maneras (Miguel, 2011). Las mismas son un estado de disposición mental que influye en la respuesta de una persona a diferentes objetos y situaciones (Allport, 1935). Por tanto, “pensar diferente” como excusa para perpetuar actitudes negativas y prejuiciadas, y acciones en contra de las mujeres y la comunidad LGBT+ no es una acción inofensiva, porque transmite un mensaje de violencia y puede generar dolor en aquellas personas que las escuchan, y odio en aquellas personas que estigmatizan a estos grupos.

El 27 de enero del 2017, la Asociación de Psicología de Puerto Rico emitió un comunicado de prensa donde se enfatizaba la importancia de educarse sobre la perspectiva de género. Tres años atrás explicamos cómo, dentro del contexto puertorriqueño, la perspectiva de género busca la eliminación de la desigualdad - en todos sus ámbitos - y la cesación de la violencia de género, mediante la educación de las diferencias y el respeto a la diversidad de género. Por su parte, hasta la Organización Mundial de la Salud (2018) reconoce los roles de géneros como construcciones sociales que conforman los comportamientos, las actividades, las expectativas y las oportunidades que se consideran apropiados en un contexto sociocultural. Esto quiere decir que las mismas son influenciadas y transformadas por la cultura y la sociedad. Las diferencias en estos roles de género no son, como insinuó el Dr. Vázquez Muñiz en el discurso reduccionista que presentó durante el debate, “meras “conductas”. Dentro de estas conductas utilizó de ejemplo la vestimenta en relación con el uniforme de estudiantes en las escuelas. Específicamente describió esta como una “confusión” que, según él, “cuando llegan a la adolescencia se les va”.

Esto es evidencia de la falta de conocimiento que tiene el Dr. Vázquez Muñiz sobre estos temas. Confunde sexo biológico con identidad de género, y hasta con expresión de género. El sexo biológico hace referencia al estatus biológico de una persona y comprende indicadores como cromosomas sexuales, órganos reproductivos internos y genitales externos (APA, 2012). La identidad de género, por otra parte, se entiende como “el sentido personal y/o interno de ser femenino, masculino u otra identidad relativa al género” (APPR, 2014). Al hablar del uniforme se hace entonces referencia a lo que se conoce como la expresión de género; entiéndase, las manifestaciones conductuales externas del género, en las que se puede incluir la vestimenta, el estilo del pelo, la voz, entre otras (APPR, 2014). Oponerse a una educación con perspectiva de género y promover el uso de términos incorrectos es un acto violento e irresponsable hacia las mujeres, los(as) estudiantes, la comunidad LGBT+, y la sociedad de Puerto Rico, que día a día es azotada por crímenes de odio y violencia.

Cuando el Dr. Vázquez Muñiz menciona “confusión” y brinda un dato falso cuando citó el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales 5 (DSM-5), pareciera estar haciendo referencia a la Disforia de Género. Proveemos una cita directa del manual: “La disforia de género hace referencia al malestar que puede acompañar a la incongruencia entre el género experimentado o expresado por un sujeto y el género asignado… muchos presentan malestar si no pueden acceder a las intervenciones físicas mediante hormonas y/o cirugía deseadas por el sujeto (APA, p.451). Es decir, las personas a las que no se les permite transicionar física o socialmente (Durwood, McLaughlin, & Olson, 2017) son quienes tienden a experimentar ese malestar clínicamente significativo. Por lo que, permitir que estudiantes utilicen el uniforme con el que se identifiquen es clave en su bienestar.

Las identidades trans y género inconformes son parte de la variabilidad humana y sería irresponsable difundir erróneamente que son algún tipo de patología. Más aún, considerando su posición minoritaria en nuestra sociedad, es igualmente irresponsable invisibilizar las opresiones a las que se enfrentan precisamente enraizadas en prejuicios mal fundados. Tanto el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) como la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) exponen que el identificarse como una persona trans o género inconforme NO es un trastorno mental (Yarbrough et al., 2017ab; Humans Rights Campaign, 2019; World Health Organization, 2018). De hecho, es ética y científicamente incongruente el intentar cambiar la identidad de género u orientación sexual de una persona. Por esto es que, en Puerto Rico, la Junta Examinadora de Psicólogos prohibió categóricamente las terapias reparativas o de conversión en menores de edad (Resolución No. 2019-533).

Debemos mencionar que:

(1) el DSM-5 en ningún momento trae los datos estadísticos mencionados por el Dr. Vázquez Muñiz

(2) el DSM-5 es un libro de patologías. Por lo tanto, se equivoca en citar el DSM-5 para conocer el número de personas que persisten en tener una identidad de género trans. Para esto tendría que utilizar estudios longitudinales de personas sin Disforia de Género. El DSM-5 no entra en dicha literatura. El DSM-5 se refiere a la Disforia de Género, la cual es una patología que causa una angustia significativa clínica o discapacidades; no es una identidad. Por lo tanto, aún si el DSM-5 dijera algo de un 5%, esto se referiría a personas que tienen una patología.

(3) lo que sí menciona el DSM-5 sobre personas de identidad trans y con un trastorno mental es lo siguiente: “Rates of persistence of gender dysphoria from childhood into adolescence or adulthood vary. In natal males, persistence has ranged from 2.2% to 30.0%. In natal females, persistence has ranged from 12% to 50%” (American Psychiatric Association, 2013, p. 455).

(4) si usamos un estudio ejemplar de seguimiento y persistencia, en el cual se juntan 4 estudios que investigaron persistencia, el número no es 5%; es de una tercera parte (32.8%).

Por lo tanto, concebimos que el Dr. Vázquez Muñiz engañó al pueblo de Puerto Rico, ofreciendo un número errado y distorsionado sobre el DSM-5. La defensa de las posturas debe ser seria, ética y con datos correctos. El pueblo no necesita más mentiras de parte de candidatos que pretenden gobernar nuestro país.

Para más información 787 751 7100; info@asppr.net


Kalitza Baerga- Santini, PhD

Presidenta 2020


Caleb Esteban Reyes, PhD

Coordinador

CDSGOS

Entradas Reseñadas
Socio/a Detacado/a
Artículos de Interés
Libros Recomendados
Comunicados de Prensa

© 2020 by Asociación de Psicología de Puerto Rico.

Asociación de Psicología de Puerto Rico

PO Box 363435
San Juan, Puerto Rico 00936-3435

Tel.(787) 751-7100 / Fax.(787) 758-6467

  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon