Una campaña electoral de altura